miércoles, 9 de noviembre de 2016

Sucesor Designado

La primera serie elegida para pasarse por éste nuevo blog y que comentaremos cada semana, no es otra que sucesor designado, lo nuevo de Kiefer Sutherland.

Veréis que hay una encuesta en el lateral de la página, para que votéis cuál queréis que sea la serie a comentar diariamente desde la semana que viene (y hasta que la acabe). Dicha serie será además de ésta (y posiblemente The Walking Dead).

Vayamos pues a la serie que nos ocupa.
Lo primero que llama la atención de ésta serie (y lo que veremos en sus primeros cinco minutos) es la premisa; en EEUU siempre dejan a un miembro del gobierno en un edificio distinto al resto cuando hay pleno del congreso. Y éste es el caso del personaje interpretado por Sutherland.

Y qué sucede para desencadenar la acción? Todos los políticos de alto rango mueren en un atentado, y el político designado es llevado por el servicio secreto a la Casa Blanca y nombrado presidente.

Con éste punto de partida nace una serie a la que auguro un gran éxito, y porque? Básicamente porque tenemos al actor de 24H en el papel que siempre le quisimos ver: de presidente de los EEUU. Y no sólo en ese papel, ya que la serie tiene un ritmo similar al que tenía la mítica serie (atentados, investigaciones…) siendo un no parar desde el primer minuto.

Otro acierto de la serie es poner a Sutherland como un político un tanto apocado, que le echa huevos en un momento determinado y muestra que puede llegar a ser un buen presidente (lo que todos queremos ver).

Los demás actores que se nos presentan en éste piloto están correctos, perfilando un buen puñado de personajes interesantes que veremos cómo se desarrollan en el futuro (desde la ayudante de Sutherland hasta una investigadora del FBI que sigue la pista a los atentados).

Quizá que el personaje tenga una niña pequeña y un hijo adolescente acabará por sobrar, pero hay que recordar que la serie se emite en una major, así que debe tener ganchos para todos los tipos de públicos.

Un arranque prometedor, sin duda. Veremos qué tal aguanta una temporada larga (de más de veinte capítulos), pero tengo muchas esperanzas puestas en ella.

PD: Disponible en Netflix semanalmente, que es el ritmo con el que comentaré.