viernes, 25 de noviembre de 2016

The Crown 1x10 (Gloriana)

El inicio de éste último capítulo ya nos da una idea bastante aproximada de lo que vamos a encontrarnos, y es que la escena en la que el padre de Isabel recibe la noticia de la abdicación por parte de su hermano no deja de tener paralelismos con la ruptura entre hermanas que veremos durante el capítulo.

La trama en ésta ocasión gira en torno al cumplimiento de sus veinticinco años por parte de la princesa margarita, algo que a priori le permitiría casarse con el hombre al que ama y que ha estado dos años exiliado en Bruselas. Lo malo? Que no le habían contado la letra pequeña a la reina, una letra pequeña que hará virtualmente imposible el matrimonio, a no ser que la reina se oponga a los dictados del Parlamento y de la Iglesia (de la que es cabeza).

Y será que no lo intenta, desde presiones al nuevo Primer Ministro (recordándole la cantidad de divorciados que tiene entre sus filas) hasta una reunión con la plana mayor de su Iglesia. Pero todo es en vano, parece que la única opción para el matrimonio es que Margarita renuncie a sus títulos y asignaciones, casándose por lo civil y abandonando el país.
Es una decisión dura, que veremos madurar durante el capítulo a Isabel. Una decisión que la hace elegir entre el amor de su hermana y la posibilidad de perder la corona. Un problema que se da en tierras inglesas por ser el rey a la vez el cabeza de la Iglesia, con lo que su ejemplo y el de su familia son fundamentales.

De nada sirve el evidente amor que sienten margarita y su pareja, ni las ganas de Isabel de ponerse del lado de su hermana. Ni tan sólo Felipe logra acabar de convencer a Isabel, que al tomar la decisión que tomo no sólo aleja a su hermana, sino que su propio marido empieza a dejar de verla como una mujer.

Escenas de confrontación, tanto con la hermana como con el Primer Ministro o los arzobispos son los momentos álgidos de un capítulo mucho más personal que los anteriores, uno que crea una brecha interna en la casa real inglesa.

La imagen final de Isabel haciéndose retratos oficiales mientras su marido se va cinco meses de viaje oficial (en solitario), el anterior prometido de su hermana llora desconsolado o su misma hermana parece no querer saber nada de ella, junto al recordatorio de que ya no es Isabel de Winsor, sino la reina Isabel… es un recordatorio impactante del precio de la corona.

Me ha impresionado también la decisión de la pareja de Margarita, un comunicado donde deja bien a la reina y le quita toda responsabilidad, apartándose de la mujer que ama. Gallina de piel que decía Johan Cruyff.

Es un capítulo intenso (aunque inferior al genial capítulo anterior), en el que varias de las cosas que se habían puesto a fuego lento durante la temporada explotan, poniendo énfasis en los problemas personales derivados de ser reina.

Antes de terminar el comentario no puedo dejar de mencionar la imagen del Primer Ministro, un personaje que ha esperado casi toda la vida a la dimisión de Churchill y que se está viendo superado por las circunstancias (su propia enfermedad y los problemas con Egipto).

En general me ha parecido una muy buena temporada, de la que hablaré en conjunto cuando escriba la reseña correspondiente, y ha sido un placer (aunque con cierto estrés) escribir cada día sobre ella. Casi 6.000 palabras hablando de The Crown me parecen muchas, y no sé si seguiré con comentarios tan largos en la siguiente serie que se pasará por el blog: The Expanse. Una serie que empezará su andadura el lunes que viene.

Quedáis emplazados los próximos días para saber mi opinión sobre la primera temporada como un conjunto de The Crown.

Nos leemos.

Valoración followmytv: 8,4.