jueves, 10 de noviembre de 2016

The Walking Dead 7x01 (The Day Will Come When You Won't Be)

Sé que ha pasado alguna que otra semanita, pero tengo intención de comentar los capítulos de ésta estupenda serie según vayan saliendo, así que me parecía de recibo ponerme desde el principio de la temporada (total, son sólo tres capítulos).

Los que sepáis de qué va la serie seguro que habéis visto el que para muchos es el capítulo más intenso de la misma. Un primer capítulo que actúa de final de la temporada anterior más que de inicio de la nueva, y que por ello recupera gran parte de la tensión adquirida durante la misma.

Es un capítulo en el que la primera incógnita es saber a quién se cargó Negan con el bate. Algo que se resuelve de forma brutal cuando apenas nos queda el cuello de Abraham en el suelo. Escenón y final para un personaje con cierto carisma pero que no se hacía imprescindible para la serie.

Tensión, tensión y más tensión. Con tres escenas más a destacar.

La primera es el viaje en caravana entre Negan y Rick. Un viaje en el que el primero le hace una demostración de lo sometido que lo tiene bastante impactante (y más impactante es ver al protagonista en ese estado). Lástima que tenga alguna incongruencia extraña, o fallo de racord.

Luego tenemos el momento en el que Rick está a punto de cortarle la mano a su hijo, un auténtico guiño al comic en el que yo estaba deseando que lo mutilaran otra vez. Lástima.

Y finalmente tenemos el momento Glen. Aquí nos pilló a todos con el pie cambiado y nos dolió casi tanto como a los que estaban allí mirando. El ensañamiento por parte del director es brutal, la crudeza de las imágenes están cruzando lo que se ha visto en televisión y el impacto emocional es innegable. Momentazo para la historia de la televisión. Tal cual.

Un grandioso capítulo que deja un inicio impresionante, al grupo de Rick totalmente roto y a Negan mostrándose como un gran villano que se come la pantalla cada vez que aparece, y es que la actuación de Jeffrey Dean Morgan es sencillamente magistral.

Habrá quien diga que peca de efectista o que se han pasado con el momento Glen. Yo opino que es la patada en el estómago que el espectador y la serie necesitaban para encarar una séptima temporada con otro tono: vencidos y esperando un nuevo golpe.

Valoración Followmytv: 8,6.