jueves, 2 de febrero de 2017

11.22.63 1x08 (The Day in Question)

Y llega al blog el último capítulo de 11.22.63. Como siempre, hoy comentaré únicamente el capítulo, y me reservo mi opinión sobre la temporada en su conjunto para el domingo, día en el que saldrá la reseña de la misma.

Vamos al lío.

Lo primero que llama la atención es la duración: un capítulo de una hora para el cierre de la serie. No es ninguna barbaridad, pero sí que es más de lo esperado.

El capítulo es de los más curiosos de la serie, y se puede dividir en varias partes.
La primera es en el pasado, donde los dos consiguen evitar el asesinato de Kennedy, pero al coste de la vida de ella y de Oswald. Es un inicio que dura unos quince minutos, con tensión, ellos corriendo, el pasado intentando evitar que suceda, fantasmas cruzándose en su camino… interesante, pero se hace corto que el cierre de la trama principal apenas dure quince minutos.

Luego están las consecuencias para el protagonista, un hombre al que de entrada culpan del asesinato, que es incluso interrogado por el FBI (en una conversación muy interesante) pero que acaba siendo tildado de héroe al descubrirse la verdad (con llamada de JFK incluida). De nuevo todo muy rápido, y que nos deja al protagonista volviendo al presente totalmente destruido por la pérdida de su amor.

Ya en el presente se lleva otro golpe: está todo como después de un bombardeo, y acaba por descubrir (de manos del bedel del instituto, cerrando otra trama muy chula) que tras la presidencia de JFK hubo una guerra, con bombardeos que dejó al país confinado en campos de concentración ideados por el propio JFK. La historia ha cambiado, pero para peor.

Aquí tenemos un nuevo salto, ésta vez para no tocar nada y quedarse con el amor de su vida. Y tiene suerte, porque nada más llegar al pasado le encuentra, y habla con él… hasta que recibe la visita del vagabundo. Una conversación después se da cuenta de que siempre acabará por perderla, y en un momento muy duro (y bien interpretado por James Franco) decide que lo mejor que puede hacer es volver y no tocar nada, dejar que viva su vida. Renunciar a la persona que quieres por amor.
Pero la serie no ha terminado, en el presente vemos cómo se derrumba en brazos del bedel, y cómo no puede evitar buscar información sobre su amada: está viva y recibirá un homenaje. Para allá que se va.

El final es triste, romántico y emocionante a la vez, con él dándose cuenta de que ella ha tenido una vida plena y feliz, y bailando ambos (ella sin saber quién es) en una despedida muy bien llevada.

Me parece un buen último capítulo, pero un capítulo que se hubiera podido espaciar mejor con los dos anteriores, acabando lo de Oswald en el sexto, viendo el nuevo futuro en el séptimo y cerrando la historia de amor en el octavo. Aun así, es un error de la serie como conjunto, no de éste capítulo en particular.

Lo que sí es un error de éste (buen) capítulo es la sensación de apresuramiento en una serie que se ha tomado siempre su tiempo, un capítulo en el que pasan demasiadas cosas en demasiado poco tiempo, y que solventa el mc guffin de la serie en apenas quince minutos, demostrando que lo importante era lo que me gustaba: la historia de amor; pero dando munición a los críticos porque ésta ha ocupado menos tiempo de metraje del que debería.

Pero bueno, un buen capítulo (como demuestra la puntuación de la gente) y un estupendo cierre para una serie que me ha gustado. El domingo os digo si os la recomiendo.

Valoración en Followmytv: 8,4.