sábado, 18 de febrero de 2017

Deadpool

El año pasado hubo una película de superhéroes que sorprendió a todo el mundo, y lo hizo con unas armas bien simples: humor, acción, y ser para mayores de 18 años.

Deadpool es una película que se aleja de lo que estamos acostumbrados a ver en el mundo de los superhéroes, y lo hace por el tratamiento que se le da al personaje, no por la historia que cuenta.

La trama es sencilla: un hombre enamorado recibe la noticia de que tiene cáncer. Para no perder a su amada, se apunta a unos experimentos que, supuestamente, se lo curarán, además de darle algunos poderes… pero algo sale mal, y su aspecto es de todo menos apetecible. Así, éste “héroe” decidirá encontrar al que le dio los poderes y que le devuelva su aspecto anterior.
Es una mezcla entre historia de amor, comedia y acción cafre. Una mezcla muy bien hecha y en la que todos los aspectos están a un buen nivel, destacando que en ningún momento se corta, haciendo bromas “incorrectas” o mostrando decapitaciones y casquería.

Es atrevido lo que hacen con la película: ver a un superhéroe diciendo tacos, hablando de masturbarse o cargándose a los villanos sin remordimientos no es nada habitual. Pero lo hacen con gracia, y engancha.

Por si fuera poco, la película rompe la cuarta pared en varios momentos, haciendo bromas y referencias a películas de los X-Men o metiéndose con la productora por no tener más dinero. Son multitud los guiños, y un placer cuando te das cuenta.

Los actores están correctos. Ninguna maravilla. Ryan Reynolds como Deadpool es el que más destaca, siendo los demás meras comparsas que tampoco pueden lucirse. Pero Reynolds sí. Es una película hecha para su total y absoluto disfrute. Y se nota.

Otro elemento que destaca son algunos de los efectos especiales, en especial la escena del inicio de la película y la animación de la máscara de Deadpool. Son dos elementos muy trabajados y que se deben llevar todo el presupuesto, porque luego tenemos a Coloso, que queda bastante cutre en pantalla. Pero bueno, se le perdona.

Os podréis hacer una idea de que la película me ha gustado. Mucho. Es llevar más allá el concepto de superhéroe, darle una vuelta retorcida y no cortarse para nada. Una macarrada divertida que funciona especialmente bien, hecha con mimo. Eso sí, no sé hasta qué punto funcionaría la fórmula en caso de repetirse hasta la saciedad, pero en dosis pequeñas es totalmente refrescante.

Una gran película para mayores de 18 años. Comedia y acción pasadas de vueltas: se puede pedir más?

Valoración Personal: 8,5.