lunes, 13 de febrero de 2017

Sherlock 1x01 (A Study in Pink)

Antes de empezar con el comentario del primer capítulo de Sherlock ya os aviso que no voy a hacer uno cada día. Quizá ni tan sólo me atreva a hacer uno por semana. Pero lo que sí podéis tener por seguro es que me acompañaréis en éste tercer revisionado que hago de la serie, y ahora comentando todos los capítulos.

Como es lógico, habrá cosas de la misma que sólo comentaré en uno o dos de los capítulos. Incluso puede que me las guarde para las reseñas de temporada (si las hay).

Y ya, dejo de daros la vara y paso al primer capítulo de Sherlock.
La serie empieza con unos primeros veinte minutos de presentación de personajes simplemente magistrales. En ellos vemos a un Holmes asocial (en una morgue dándole con una fusta a un cadáver, lugar donde vemos por primera vez a Molly) y a un Watson triste, cojo y sin saber qué hacer con su vida. Dos personajes que se encuentran y por cosas del destino se caen bien.

Es curioso el primer encuentro, con Holmes hablando y no pudiendo contener su inteligencia y Watson admirándola, en lugar de sentirse repelido. Lo siguiente ya es compartir piso.

Y se nos presenta la Sra. Hudson, una adorable mujer mayor que le agradece a Holmes que ayudara a poner a su marido en la silla eléctrica (ya empieza fuerte el personaje). Además, con la entrada del mítico apartamento también empiezan las insinuaciones de que son pareja, algo que les perseguirá todo el capítulo (y que Watson niega mientras que a Holmes le da igual).

Con los personajes presentados y cierta dinámica entre ellos se nos presenta el caso del capítulo: una serie de suicidios que pueden estar causados por la misma persona. El solo pensar en un misterio ya hace que Holmes salte de alegría (es un sociópata, como él mismo admite). Lo curioso del caso es que Watson se apunte a la escena del crimen, parece que éste veterano de guerra echaba de menos algo de acción.

Seguimos con otro gustazo visual, con Holmes deduciendo (viendo sus pensamientos en pantalla) y Watson alucinando en voz alta. La pareja perfecta.
El seguimiento de las pistas o lo correcto de las deducciones no lo comentaré, si queréis hacerlo en comentarios estaré abierto a debate. Me parece que tampoco vale la pena comentar todas las deducciones que le llevan de un sitio a otro.

Lo que sí me gusta comentar es lo mal que se lleva con la policía, sólo Lestrade le soporta, siendo los otros dos policías abiertamente hostiles hacia él. Y no me extraña: tener a una persona con cero empatía disfrutando por una escena de un crimen debe ser enervante para cualquier policía, cuando no sospechoso.

Y seguimos con otra gran presentación de personaje: un hombre misterioso que secuestra a Watson y le ofrece dinero para vigilar a Sherlock. Alguien que se presenta como su archienemigo, y alguien que, al finalizar el capítulo, descubrimos que es su hermano Mycroft. Es muy interesante cómo presentan al personaje, como un villano en la sombra, una impresión que nos llevamos nosotros y que resulta ser desacertada. Además, nos regala a Watson intentando ligar con la secretaria de Mycroft: menudo pichabrava.

El capítulo sigue, una persecución por Londres donde se demuestra que Watson lo que tenía era una necesidad urgente de acción; una deducción no del todo desacertada sobre quién podría ser el asesino; inspección en casa de Holmes para forzarle a cooperar… y huida de Holmes con el asesino para una escena final de órdago.
El cara a cara entre Holmes y el “asesino” es simplemente magistral. Dos actores dándose réplica tras replica en un guion ingenioso que te tiene en tensión hasta su sorprendente final. Una escena que te demuestra hasta donde llega la curiosidad del protagonista, te nombra al que será su villano principal (Moriarty) y te demuestra que la calidad de la serie está fuera de toda duda, con un final impactante y coherente con todo lo que se ha visto durante el capítulo.

No vale la pena hablar de lo bien hechas que están las series de la BBC, pero sí que es necesario detenerse en el estupendo guion de éste primer capítulo. Un capítulo que no sólo te mete en el mundo de Sherlock, te lo trae a la actualidad y te moderniza a los personajes, sino que consigue hacerlo insertando además un caso tremendamente interesante y una dinámica de “pareja” estupenda entre Sherlock y Watson.

La elección de casting para éstos dos papeles me parece inmejorable, dos actores que se han hecho una carrera cinematográfica posterior a la serie pero que aquí es donde demostraron lo buenos que eran. Cumberbacht como Holmes es algo difícil de explicar, da el pego totalmente como persona inteligente y apartada de las relaciones sociales, como alguien distinto y con un don increíble, que a veces se comporta como un niño consentido. Y ese Martin Freeman como soldado al que le han quedado secuelas y encuentra en Holmes y su vida un estímulo que le saca de la apatía; un hombre que se sorprende ante el intelecto de su nuevo compañero de piso, y disfruta sus razonamientos.

Pensaba que al volver a verlo se me caería un poco el recuerdo que tenía del capítulo, y ha sido al revés. Sólo oír la estupenda banda sonora o ver la presentación de los dos personajes principales ya me ha atrapado como la primera vez, incluso más. Y éste primer capítulo se me antoja una joya dentro de la serie, de esos que es difícil que no te gusten y que ya te abre las puertas de par en par a un producto de culto al que el tiempo seguro que coloca como una de las grandes series de éste milenio.

Impresionante.

Valoración Followmytv: 9,2.
Valoración Imdb: 9,1.

PD: Me parece que están todos jovencísimos XD.