martes, 28 de marzo de 2017

12 Años de Escalvitud

Parece que no me está costando demasiado ser constante e ir viéndome las películas que se estrenaban hace un año en las pantallas, supongo que al gustarme tanto ver cine y requerirme tan poco tiempo (poco más de dos horas éstas semana) hace que al llegar cada semana mire con ilusión la película que me toca.

Y ésta semana es un film que llevaba ya un tiempo en mi pila de películas por ver y a la que no le encontraba un hueco: 12 años de esclavitud.

He de ser sincero y decir que antes de ver la película no tenía ni la más remota idea de qué iba, pensando (por el tráiler) que se trataba de una peli de esclavitud con Brad Pitt de protagonista. Y más bien no…

El film nos cuenta la historia de Solomon, un hombre de color que vive como hombre libre con su familia y que nada más empezar es secuestrado y vendido como esclavo, separado de su familia y sin ningún tipo de esperanza de volver a verles.

Dicha historia nos cuenta básicamente eso: los doce años que pasó como esclavo éste buen hombre (basado en hechos reales) y qué le sucedió durante los mismos, dándonos una visión bastante fidedigna de cómo era la sociedad americana a ese respecto en la época en que nos narran los hechos.

Es una película dura, que muestra el día a día de Solomon, los distintos tipos de amos que tiene y cómo se trataba a los esclavos según la persona que estuviera a su cargo en ese momento, con momentos emotivos y otros de cabrón total.

En general son dos horas que pasan bastante rápido, cambiando de escenario y de acompañantes cada cierto tiempo y mostrando otros puntos de vista mientras el protagonista se va adaptando a su situación.

Como reflejo de una parte de la sociedad la película hace una labor excelente, con unos personajes muy bien retratados, una ambientación sublime y, sobretodo, unas actuaciones muy conseguidas por parte de todos los que participan en el film (desde el fenomenal protagonista hasta los distintos amos o algunos de los otros esclavos con los que se cruza).

Por desgracia he tenido un problema con la película similar al que tuve con la ladrona de libros: no sé si soy yo que estoy insensible o que me parece una película muy prefabricada (buena en todos los aspectos) carente de parte de esa alma especial que diferencia a las buenas películas de las obras maestras. Como si 12 años de esclavitud aspirara a obra maestra y le faltara ese punto extra necesario.

Pero bueno, como digo es posible que sea cosa mía.

En general es una muy buena película que trata el tema de forma muy realista y a la que es muy difícil encontrarle peros; igual un ritmo algo lento en algunas secciones sería el mayor hándicap para el que se acerca a ella.

Probad y me decís.

Valoración Personal: 8,0.