lunes, 15 de mayo de 2017

Guardianes de la Galaxia Vol. 2

Guardianes de la Galaxia 2… pero qué ganazas tenía de ver ésta película.

La primera entrega me pareció una auténtica maravilla, un cambio en el cine de superhéroes para pasarse al humor y romper algunas barreras que me parecían insalvables. La película se basaba en unos personajes carismáticos, una trama resultona, buenos efectos especiales y cierta nostalgia (vía musical). Me encantó.

Así que tenía el hype por las nubes y era la película de superhéroes de2017 a la que más ganas le tenía. Y ya sabéis qué pasa con el hype… que lo carga el diablo.

El segundo volumen de la franquicia nos presenta una nueva trama, una que gira en torno a lo que es realmente la familia y que toma como excusa la aparición del verdadero padre de Peter para enfrentar al grupo a distintos desafíos. Es curioso, porque la trama nos da ciertos momentos dramáticos bastante bien llevados, algo que uno no esperaría en una película con tantísimo humor como ésta…

Los personajes siguen siendo inolvidables. El grupo principal mantiene la química, con Groot totalmente adorable y Drax desatado y con un humor grueso que no gustará a todos (pero que a mí me hacía saltar las lágrimas). Hay más personajes, como un Yondu que se come la pantalla cada vez que sale, el padre de Peter (interpretado por Kurt Russell) o Mantis (una empática que tiene grandes momentos con Drax). Creo que se ha ampliado un tanto el abanico, dejando ligeramente de lado a Peter y a Gamora para dar más protagonismo a los demás.

Las relaciones entre los personajes se muestran muy creíbles, y realmente puedes imaginarte que éste grupo de inadaptados sociales acaben juntos viviendo aventuras por la galaxia.

El ritmo de la película es magistral. Se mueve toda hacia delante, con un ritmo imparable que alterna secuencias de acción con humor y toques dramáticos: parece que hayan cogido la fórmula de la primera entrega y la hayan llevado hasta sus últimas consecuencias. Y funciona. No hay un minuto en la película para el aburrimiento, os alucinará con alguna escena, os enternecerá, os hará reír e incluso os emocionará. Creo que no se puede pedir más.

Técnicamente es sobresaliente, pero a día de hoy es lo exigible cuando uno se acerca al cine a ver una superproducción. Los diseños son geniales, el maquillaje buenísimo, el Cgi no me canta (y eso que hay personajes hechos íntegramente en Cgi casi todo el rato en pantalla) y en los momentos de acción parece que hayan lanzado los billetes directamente a la pantalla. Si a eso le sumamos un soundtrack muy bien escogido y unos temas originales épicos… pues os imagináis el resultado.

Como podéis ver, Guardianes de la Galaxia Vol. 2 no me ha defraudado, el contrario, ha cumplido todas y cada una de mis expectativas. Es cierto que no sorprende como lo hizo la primera, pero sigue el camino que ésa trazó y nos trae una película del género distinta al resto, con muchísimo más humor y unos personajes inolvidables.

Hubo momentos en el cine que no podía parar de reír, escenas memorables (el inicio es una auténtica declaración de intenciones) y dos personajes que se comen la pantalla cada vez que aparecen: Yondu y Groot.

Es cierto que el villano podría estar mejor resuelto, o que el tramo final puede acabar por resultar típico. Aun así se consigue mucha carga emocional, algo que explota tras la traca final.

Podría haber sido mejor? Sí. Pero han hecho algo muy difícil: dos horas y cuarto de metraje en los que no despegas los ojos de la pantalla, una película por la que vale la pena pagar la entrada y una película que va directa a mi colección de blu ray cuando salga a la venta.

Hay quien dirá que es continuista (qué esperabais? Es una segunda parte) su humor facilón (a ver, que estamos en Marvel) y su trama previsible (puedo estar de acuerdo). Pero aquí no se trata de eso, aquí se trata de ver a un grupo de aventuras, se trata de reír y se trata de disfrutar. Y en eso no hay quien gane a los Guardianes.

Valoración Personal: 10