viernes, 7 de julio de 2017

Gantz: 0

Mi historia con Gantz viene de lejos, me enganché por culpa del anime (2004) que vi de estreno gracias a diversas páginas de fansubs. Eso me llevó al manga, y de allí a algún que otro producto derivado.

La película que hoy nos ocupa viene como un producto derivado del universo Gantz, un intento de
traer a acción 3D una parte del manga original, concretamente una parte intermedia en la que el protagonista no está.
La trama nos sitúa en nuestro mundo, donde un tal Kato muere apuñalado para despertarse en una misteriosa habitación. Allí le contarán lo que saben el resto de los que aparecen, y es que parece que les enviarán a matar a seres extraños a cambio de unos puntos, puntos que podrían canjear por distintas cosas.

Enseguida aparecen en una zona de Osaka, rodeados de decenas de Yokai que quieren acabar con ellos. Desde éste punto la película se transforma en una cinta de acción pura y dura, con un nivel de adrenalina por las nubes y que deja de lado prácticamente la trama.

Es curioso cómo se obvia el argumento en ésta película, es como si únicamente les interesara mostrar la acción (brutal) y les diera igual de qué va todo. Una muestra es la parte que deciden adaptar: avanzada pero irrelevante para el conjunto de la obra.

La acción en sí es el auténtico reclamo de Gantz: 0, y hay que reconocer que está espectacularmente hecha, muy japonesa, muy anime, pero visualmente impactante. Y no sólo la acción está a un nivel visual alto, toda la cinta tiene un Cgi muy trabajado.

Los personajes, aunque sean bastante planos, no dejan de tener algún rasgo (bastante estereotipado) que hace que empatices aunque sea un poco con ellos. Hacen cosas totalmente absurdas, pero aun así consiguen transmitir cierto carisma.

El resultado de la película es irregular. Como adaptación es de 10, no se deja nada y traslada lo que es ésta saga a la perfección. Pero como película autoconclusiva deja muchísimo que desear, y les parecerá una auténtica castaña a todos excepto a los que disfruten muchísimo con la acción más exagerada.

Es una pena, porque medios y talento hay, lo que también hay es una mala decisión al decidir qué traer a la pantalla.

Vale la pena? A mí me ha parecido muy normalita, así que imagino que os sois fans recalcitrantes o no la disfrutaréis.

Valoración Personal: 6.