viernes, 28 de julio de 2017

Spiderman Homecoming

Escribo éstas líneas apenas media hora después de haber ido al cine, y aunque sólo se publiquen ahora en mi blog secundario (Entrepulgadas), creo que vale la pena hacer la reseña en caliente.

Spiderman homecoming supone la vuelta del personaje de Marvel a su casa, la entrada al universo cinematográfico del que es (para mí, otros dirán que Lobezno) su buque insignia, y un personaje sin el que no concibo dicho universo. Y lo hace tras ser introducido ya en la Civil War mediante un muy buen cameo que marcaba el camino de lo que estaba por venir.

La película nos muestra a un Spiderman de quince años, estudiante modelo, con un amigo freak, una chica que le gusta y una vida secreta ayudando a las buenas gentes de Nueva York. Es un héroe pequeñito, y él quiere ser grande, no en vano ha peleado ya con el mismísimo Capitán América.

En éstas que se cruza en su camino el villano interpretado por Michael Keaton, uno de los mejores que he visto en el universo Marvel, y Spiderman se pone como objetivo capturarle para que Tony Stark reconozca su valía y lo nombre miembro de los Vengadores.

Y así pasaremos la película, entre los problemas propios de la edad, la persecución a Keaton y los momentos de adolescente loco pidiendo atención del bueno de Stark. Acción a raudales, mucho humor (más del normal) y un giro de guion que no me esperaba y me ha gustado mucho.

Actoralmente no tengo nada que reprocharle a la película: Keaton me encanta, Downey Jr. está a lo suyo, el amigo me parece entrañable y la tía es hasta demasiado mayor para la edad que se supone tiene Peter. Y luego está Tom Holland como Peter Parker, que como Spiderman me parece perfecto y como Peter creo que es un poco demasiado excitable (o depende demasiado de la figura de Ironman).

Vale que Peter carece de figura paterna y ser parte de los vengadores mola mucho, pero creo que se incide demasiado en ello, aunque sea base capital en el crecimiento personal del personaje.

Evidentemente la acción está muy bien, los efectos especiales son de lo mejor que se puede ver y todo lo que atañe a la producción está a un nivel altísimo. Eso sí, cierta escena de acción (la última) es tan confusa y está tan movida que me ha sido imposible seguirla; espero que en casa la cosa se vea mejor (acostumbra a pasar) pero me ha sacado de la película con tanto meneo.

Por último está la banda sonora, una música indigna de Michael Giachino y que no hace énfasis en ningún momento en la épica que debería tener en algunos momentos. Incluso carece de un tema para asociar a Spiderman que se te quede. Posiblemente sea lo peor de la película y lo que ha hecho que momentos visual y emocionalmente muy buenos no me hayan llegado como deberían haberlo hecho.

Y sí, Spiderman homecoming me parece una película objetivamente muy buena y totalmente recomendable, pero al salir del cine no he salido con el mismo subidón que (por poner las tres últimas) con Wonder Woman, Doctor Strange o Guardianes de la Galaxia 2. Quizás mi hype era excesivo, quizás hay demasiado Tony Stark, o quizás la música me ha fallado, pero el caso es que mi personaje favorito de Marvel ha tenido una gran película que no veo superior a la primera de Sam Raimi o a la primera de Andrew Gardfield. Eso sí, ahora nos queda el Spiderman que quiero ver para siguientes películas, espero que no le hagan involucionar.

Valoración Personal: 8.