jueves, 24 de noviembre de 2016

The Crown 1x09 (Assasssins)

Llega el penúltimo capítulo de ésta primera temporada de The Crown, y lo hace con el reto de hacernos olvidar el anterior. Y vaya si lo consigue.

Éste capítulo vuelve a tener unos pocos temas sobre los que girar, temas que se van intercalando y que le dan un ritmo mucho mayor al capítulo. O quizás es la presencia de Churchill, que se come la pantalla en un capítulo por el que seguro su actor se llevará premios.

Lo primero (y menos importante) es la aparición de la figura del caballerizo real, el hombre con el que se supone que Isabel debería haberse casado. Es alguien con el que la reina demuestra tener una amistad bastante cercana, con quien habla de su pasión (los caballos) y que actúa como el único amigo que he visto en lo que va de temporada. El problema estriba en que Felipe, el marido de la reina, siente celos de la relación (llegando a ser bastante desagradable), algo que explota hacia el final del capítulo debido a la actitud del consorte durante los últimos tiempos.
Por otro lado tenemos un retrato encargado para celebrar los ochenta años de Winston Churchill, retrato que ocupa gran parte del capítulo y nos hace ver a éste personaje en actitudes mucho menos regias. Sus discusiones con el pintor son para enmarcar, no en vnao se consideraba él mismo un artista aficionado. Pero lo que realmente impresiona de ésta trama son las conversaciones sobre su vida personal que tiene con dicho pintor, conversaciones que impresionan y te hacen mantener los ojos pegados en la pantalla.

Es en la segunda trama en la que más pegados quedaremos, Churchill es un personajazo, y la creación de su retrato le hace darse cuenta de que realmente se está haciendo viejo y ha llegado el momento de dejar el gobierno en favor del Ministro de Exteriores (el sucesor al que ha preparado).

Así, en cuatro escenas antológicas nos damos cuenta del inmenso talento interpretativo de John Lightow, un hombre capaz de transmitirnos desde dolor en la primera charla con el pintor a enfado por la última, pasando por el humor o llegando a emocionarnos durante su renuncia y durante el parlamento con la reina.

La última escena que destacaré es cortita, una en la que la reina le confiesa a Felipe que es el único hombre que ha amado nunca, algo a lo que él no contesta. La contención de Isabel y el dolor que demuestra nos hacen darnos cuenta del acierto de casting que ha sido.

Es un capítulo impresionante, y es por culpa de éste actor. Se le echará de menos en futuras temporadas, ya que ha soportado estupendamente bien gran parte de lo que va de serie (junto a la actriz que hace de reina), dándonos algunos de sus mejores momentos.

Capitulazo con todas las letras, el mejor de la temporada sin duda alguna y difícilmente superable por el que cerrará la temporada. De auténtica obra maestra.

Valoración en Followmytv: 9,0.