domingo, 1 de enero de 2017

American Crime Story T1 - The People vs OJ Simpson

Hoy toca reseña de una serie que lo ha petado muy fuerte en EEUU, una serie basada en uno de esos momentos curiosos de un país que rinde culto a las celebridades como si de Dioses se trataran. Y digo esto porque de éste juicio se derivaron algunas celebrities que nos han durado hasta hoy y que son famosas a raíz de éste juicio.

La serie nos cuenta el asesinato de la exmujer de OJ Simpson y su pareja de ese momento (la de la mujer), un asesinato por el que acusaron al deportista y que estuvo televisado en todo momento. Juicio incluido.

De éste modo, durante los diez capítulos que dura la serie veremos desde el momento en que se descubre el asesinato hasta los días posteriores a la finalización del juicio, en una recreación muy fiel de lo que sucedió en ese momento, mezclando incluso imágenes de archivo con las rodadas para la serie.
La gracia del asunto está en que poco, a medida que la serie avanza (el inicio es un tanto flojo) nos vamos metiendo en todo el proceso judicial, empatizamos tanto con los abogados de la defensa como con los de la acusación e incluso tenemos algunos momentos con los jurados.

La trama no se esconde en ningún momento, nos muestra cómo el juicio se convirtió poco a poco en una cuestión racial, con los negros apoyando a OJ mientras los blancos le creían culpable. Y es una trama bien llevada, porque hacer diez capítulos de una serie con juicio con tantas pruebas a favor de un veredicto de culpabilidad y que ésta en lugar de perder interés lo vaya ganando… en fin, supongo que lo sucedido durante éste juicio daba para tanto.

La verdad es que la serie como tal engancha, y nace para ser una especie de American Horror Story pero basada cada temporada en algún juicio mediático que permanezca en la memoria americana. O alguno con momentos tan chocantes como tiene el de OJ (como su huida en coche a través de la autopista mientras se apuntaba a la cabeza con un arma. Y no os preocupéis, pasa en el segundo capítulo).

Consigue atrapar en parte gracias al buen guion y a lo potente que era el caso original, pero lo hace también al estar muy bien rodada y contar con un cast de excepción. Y es que parece mentira lo bien que están las series a nivel actoral a día de hoy: Cuba Goodwing Jr., John Travolta, Sarah Paulson o David Schwimmer son los principales ejemplos de un cast repleto de caras que nos sonaran, y que encima se parecen físicamente (o están caracterizadas) a los personajes originales.

De verdad, los actores están en un estado de forma envidiable, especialmente la que hace de fiscal (Sarah Paulson) y David Schwimmer (que hace del amigo de OJ, uno al que vemos ir cayendo ante las evidencias poco a poco y cómo el juicio le destroza).

Si pensáis que una serie con prácticamente ocho capítulos de juicio se va a hacer pesada ya os podéis olvidar. En su  momento convirtieron el juicio en un espectáculo mediático, y en la serie consiguen hacer lo mismo. Tendréis de todo: giros, personajes que se derrumban, drama, confrontaciones raciales, momentos que no os podréis creer, tensión, críticas a la mediatización del juicio y al prejuzgar, críticas a la policía, críticas a los que son capaces de cualquier cosa por ganar… un carrusel que os conducirá durante los diez capítulos, de menos a más (los 3 primeros capítulos son más flojos) hasta llegar al final inevitable.

Es imprescindible? No. Pero es de lo mejor que he visto en tema de juicios y tanto la producción como los actores son inmejorables, además del morbo de estar basado (y mucho) en un hecho real. No es Narcos, pero sí una serie que tener en el radar.

Valoración media en Followmytv: 8,48.