sábado, 31 de diciembre de 2016

Steve Jobs

Que Steve Jobs ha sido una figura importante dentro del panorama tecnológico es algo indudable, y lo ha sido sin ser un ingeniero brillante, lo ha conseguido por tener una visión y la fuerza para perseguirla, además de un carisma capaz de arrastrar masas.

Así, con éstas credenciales una película que lleva su nombre y que cuenta con Michael Fassbender y Kate Winslet como cabezas de cartel tenía que estar como mínimo, decente.

La película nos narra mediante algunos momentos puntuales en la vida de Jobs una parte de su vida y de la historia de Apple. Lo hace centrándose en tres presentaciones de productos base para entender su carrera, y durante dichas presentaciones (más bien antes de las mismas) con conversaciones o flashbacks con aquellos más allegados.
Éste formato para narrar la historia presenta un problema evidente: deja un montón de cosas fuera, pasando de ser una película biográfica a una que nos esboza su personalidad y cómo se relacionaba con los que le rodeaban. Personalmente hubiera preferido un biopic más al uso, y que me contaran muchas más cosas sobre su vida.

Así, se pone el foco en su relación con su hija, con los que trabajan para él y con sus amigos; un foco que cae sobre la difícil personalidad de éste hombre al que no deja especialmente bien en lo personal.

Evidentemente una película de éste estilo (de personajes en espacios reducidos) debe apoyarse sobremanera en los actores, y esto es lo que hace Steve Jobs: tirar del talento de sus actores principales para componer unos personajes creíbles y retratarles en momentos muy concretos de sus vidas. Una demostración más del talento de Fassbender, que toma la película como lucimiento personal.

En lo visual nada que destacar, las recreaciones de las presentaciones eran relativamente sencillas de hacer, y el vestuario tampoco nos queda tan lejano. Una producción que seguro ha sido bastante sencilla.

En mi opinión el resultado final es el de una buena película, con buenos actores y buen desarrollo que, sin embargo, se conforma con hacernos unas fotografías al personaje en lugar de desarrollarlo fuera de los momentos de máxima tensión que suponían para él las presentaciones de hardware. Una película que se conforma cuando podría haber arriesgado un poquito más.

Por suerte lo que se nos cuenta es interesante, y la forma de contarlo cumplidora, así que el resultado final acaba por ser bastante bueno. Lástima porque podría haber sido excelente.

Valoración Personal: 7,2.