jueves, 9 de marzo de 2017

007 Quantum of Solace

El personaje de James Bond siempre me ha gustado, sin ser ningún fan disfruto bastante con sus películas y creo que, por lo general, pueden proporcionar tardes la mar de entretenidas.

Una de esas sagas cinematográficas que te entretiene, pero que tampoco entusiasma.

Bien. Pues eso cambió con la primera película de Daniel Craig encarnando al agente secreto.

Una película que, en mi opinión, está muy por encima de todas las que se han hecho sobre el agente británico casi desde mi nacimiento: lo moderniza y humaniza, apartándole de la imagen de Dandy que ni se arruga el traje para salvar al mundo.

Como ésa película (Casino Royale) supuso un reset de la franquicia y me gustó tantísimo, me tiré a la piscina y me compré la segunda parte: Quantum of Solace, esperando al menos una cosa parecida.

La película nos sitúa inmediatamente después de lo que sucedió en la anterior, lo que ayuda a dar continuidad y a hacerlo más creíble. En ésta ocasión Bond se tendrá que enfrentar a una sociedad secreta que domina grandes fondos y que juega a desestabilizar países para enriquecerse a su costa.

El problema viene cuando se deja de lado parte del argumento para centrarse mucho más en la acción.

Ésta película pierde muchos enteros respecto a la anterior, convirtiéndose en una película de acción sin demasiado por donde cogerla; la trama se me antoja plana, con demasiados viajes y muy pocas explicaciones.

Vale, Daniel sigue estando bien, hay “historia de amor” y la acción es estupenda.

Pero creo que no sólo de acción puede vivir una película de éste estilo. Donde el personaje de Bond debería ser el centro, y no sólo el verle a él recibir golpes e ir de un lado a otro.

Sí, por si no os habíais dado cuenta me ha decepcionado bastante. No es una mala película, pero no destaca prácticamente por nada y se vuelve muy, pero que muy predecible.

Espero que la siguiente mejore, porque tenía muchas esperanzas en éste nuevo Bond.

Por lo menos el Bluray luce bastante bien, con algunas escenas realmente espectaculares.

Valoración Personal: 6.