viernes, 23 de diciembre de 2016

Assassins Creed

Ayer por la noche unos amigos me invitaron a ir a ver el preestreno de Assassins Creed. Yo, como fan acérrimo de la saga que soy (los he acabado todos exprimidos prácticamente al máximo) me ilusioné con ir a ver la peli, pero también me daba miedo lo que hubieran podido hacer con mi querida saga, motivo por el que no había querido ni siquiera ver trailers.

Una vez sentados en el cine (no diré cuál para no hacer sangre, pero hacía un frío helador, la pantalla estaba mal graduada en contraste y no era especialmente grande) me conseguí relajar y empecé a ver la película.

La historia de Assassins Creed nos narra cómo, mediante una tecnología capaz de indagar en los recuerdos genéticos del ser humano, una compañía está buscando un artefacto que desapareció en España durante 1492. Para ello deben encontrar a un descendiente de los que custodiaban el artefacto (conocidos como Assassins) y seguir su rastro a través de dichos recuerdos.

El elegido es el personaje interpretado por Michael Fassbender, un hombre con un suceso traumático en el pasado que ha tenido una vida sin demasiado sentido y que acaba en la compañía que investiga los recuerdos genéticos contra su voluntad.

Así, en una trama que mezclará el pasado con el presente iremos viendo dónde están las lealtades del protagonista, conociendo más de la misteriosa empresa que le ha captado y de la sociedad de los Assassins.

La trama está bien contada, tiene sus licencias respecto a los videojuegos, pero se entienden para que quede todo más bonito en pantalla (como que el que recuerda se mueva a la par que el recuerdo). Quedan claras las facciones y se nos explican poco a poco las motivaciones de cada una, y la trama del pasado nos queda más o menos cerrada.

Los actores están bien, destacando en mi opinión Fassbender con una actuación física muy remarcable y Marion Cotillard como la doctora que se ocupa de él para que entre en la máquina. Dos personajes entre los que hay cierta química y que funcionan bien cuando están juntos en pantalla. El resto está correcto, con Jeremy Irons en modo automático o Charlotte Rampling y otros cuantos como personajes de fondo a recuperar en futuras entregas.

En lo visual se nota que se ha hecho un esfuerzo importante para que todo luzca bien, con vistas a ojo de águila de varias localizaciones españolas del siglo XV y un buen diseño de vestuario para todos los personajes. Hay dinero y se nota, pese que en algún momento se note el cgi. En cambio el apartado sonoro me queda un poco atrás, con momentos cañeros que funcionan pero con una banda sonora original que no me escucharía fuera de la película ni llega a destacar en ningún momento.

Lo que más destaca cuando ves la película son, sin duda, las increíblemente bien coreografiadas peleas y los momentos de parkour. Son momentos sacados tal cual del videojuego, y vistos con actores de carne y hueso funcionan estupendamente en pantalla.

El ritmo de la película no decae, te coge desde el inicio y no te abandona hasta el final. Si bien es cierto que hay algún momento donde alguna escena intermedia no hubiera estado mal, fallo menor de montaje, nada tan sangrante como Batman v Superman, son momentos sutiles.

Eso sí, he echado en falta (y mucho) mayores explicaciones sobre quiénes son los templarios, porqué están en guerra con los Assassins, de dónde sale el artefacto que buscan, qué se supone que hace, cómo lo van a usar… interrogantes que quedan en el aire para futuras entregas pero que dejan ésta sin que consiga acabar de cerrarse del todos satisfactoriamente.

Y aquí está mi mayor problema con la película: es tan evidente que va a haber más que me falta un punto para redondearla como película en sí misma, y no tengo claro de que a largo plazo pueda funcionar sin otras que la complementen y continúen (o mediante el background de los juegos). Es un regusto extraño, porque el metraje en sí me gusta y me parece una película muy disfrutable (y más si vuestro cine está mejor equipado). Incluso roza un poco los conceptos filosóficos que tanta fuerza le dieron a la trilogía original de videojuegos (el uno, los tres del dos y el tres).

La recomiendo? Creo que vale la pena como espectáculo visual y como introducción al mundo de Assassins Creed. El tiempo dirá si ha sido un estupendo arranque de saga o simplemente una película que aspiraba a más y se quedó a medias, con lo que mi valoración de la misma variará sustancialmente según se confirmen o no las secuelas.

Valoración Personal: 7,5. (que se puede ir al nueve tranquilamente si las secuelas siguen el camino trazado)