jueves, 6 de abril de 2017

The Walking Dead 7x16 (The First Day of the Rest of Your Life)

Y ya está, se me hará raro no hacer la review semanal de The Walking Dead (al menos hasta que vuelva), pero el caso es que la séptima temporada ya ha pasado ante mis ojos, en especial el último capítulo de la misma que es del que voy a hablar hoy (de la temporada al completo ya hablaré el fin de semana).

Narrativamente el capítulo está muy bien llevado, con continuos flashbacks de Sasha en su despedida de Abraham junto con varias conversaciones de la misma en las que conocemos el plan de Negan y su esperanza de que Eugene vuelva a recapacitar. Una serie de escenas que nos dan una idea de lo que pasará (yo lo tenía clarísimo) cuando vuelva a aparecer en escena más adelante.

Luego está la escena con Dwight, en ella están a punto de matarlo, pero Daryl ve a un tipo que no tiene nada que perder y quiere vengarse, lo que hace que se fíen de él; al menos para que les ayude a acabar con Negan.

Una serie de escenas intercaladas nos muestran cómo las distintas comunidades se están preparando para la guerra, todos en marcha y listos para lo que tenga que pasar. Incluso los chatarreros, con una escena un tanto bizarra en la que su líder pide acostarse con Rick… en fin.

Y hacia mitad de capítulo empieza a moverse todo. Negan llega a Alejandría dispuesto a matar a quien haga falta, con un grupo reducido. La cosa parece ir más o menos bien, con Eugene intentando parlamentar… y Rick ordenando que les vuelen por los aires, momento en que los explosivos fallan y los chatarreros cambian de bando. Aquí entra en juego el plan de Sasha, que se ha suicidado y ataca a Negan cuando éste quiere hablar con Rick. Ese es el momento que el grupo necesitaba para cambiar las tornas un poco y conseguir que algunos de sus miembros huyeran, lástima que Rick y su hijo caigan en manos de Negan.

La escena siguiente es bastante tensa, con el hombre del bate riéndose en la cara de Rick, la viva imagen de alguien que lo tiene todo controlado y a quien nada puede salirle mal. Una charla donde le dice que matará a su hijo y luego le cortará a él las manos. Curiosamente Rick se mantiene firme (no como al inicio de la temporada) y promete acabar con todos, incluso sin manos.

Y justo cuando Negan levanta el bate para matar a Carl aparecen los del Reino pistola en mano, seguidos al momento por los de Hilltop y los que se habían reagrupado de Alejandría. Es un momento muy chulo, en el que confieso que me recorrió un escalofrío y que supone el primer paso en falso de Negan.

Acción, huida de los Salvadores y los Chatarreros… y una guerra declarada.

Lo último son dos escenas. Por un lado Negan con un auténtico ejército listo para la guerra y por el otro el grupo de Rick, con un speach de Maggie de fondo en el que declara que son una familia y se recuerda el camino que la serie ha ido tomando para llegar hasta éste momento.

Guerra declarada y unos meses por delante hasta la octava temporada.

Como he dicho al empezar me parece un buen capítulo, con escenas tensas, emoción, acción y un montaje bastante bueno en su parte inicial. El tigre matando gente, Ezekiel en plan épico, Carol, Morgan, Daryl, Michonne… todos matando juntos y protegiéndose unos a otros. Es chulo y se disfruta.

El problema es que con todo lo que ha hervido la serie para llegar hasta aquí lo único que nos han enseñado es la primera escaramuza de una guerra que, posiblemente, ocupará otra temporada entera. Así que el problema no se lo veo al capítulo en sí, sino a la temporada que le ha precedido y a cómo ha querido contarnos lo que hemos visto. Pero bueno, eso lo hablaremos más el fin de semana.

Me parece un buen capítulo final de temporada, quizás hubiera matado a algún personaje más (Rosita o el novio de Aaron, por ejemplo) para darle algo de dramatismo al tiroteo final. Pero bueno, así no queda mal del todo.

Eso sí, espero que el año que viene las cosas vayan un pelín más rápido.

Valoración Followmytv: 7,8.

Valoración Imdb: 7,9.